Contactar    
 

Qué conocer de nuestras tradiciones: juegos y costumbres

En el Barranco se practicaban algunos juegos muy interesantes y divertidos. Algunos ya han sido casi olvidados, mientras que otros se practicas esporádicamente en algunas fiestas locales, como las de San Esteban del Valle.

Calvo

  Número de jugadores: ilimitado

  Material: un calvo (rollo de madera o bote) y un palo para cada jugador

  Descripción:

Se juega en una calle, donde se delimita un campo de juego rectangular dividido en dos, y se señalan una línea de tirada y otra donde se coloca el calvo. Los laterales los delimitan las viviendas de la calle.

Uno de los jugadores es la madre. Se sitúa más allá de la línea del calvo, para recoger el bote después de cada tirada. El resto de los jugadores se colocan detrás de la línea de tiro. Lanzan su palo por turnos intentando derribar el calvo. Si no lo derriba, tira el siguiente y el palo queda en terreno de la madre. Si lo derriba la madre debe colocarlo en su posición. Mientras la madre va a coger el calvo, los demás aprovechan para coger un palo. Una vez la madre ha colocado el calvo, puede pillar a alguno de los que estén en su campo, que pasaría a ser madre. Entonces se comienza una nueva tirada.

Cases

  Material: cinco piedrecitas redondeadas

  Descripción:

Se colocan las cinco piedrecitas en cada uno de los lados de un cuadrado y la quinta en el centro. Se coge una y se lanza al aire. Antes de que caiga, se coge otra más y se lanza, intentando coger las dos a la vez y antes de que caigan. Si se consigue, se pasa a lanzar de nuevo la piedra del centro. Esta vez se deberán lanzar dos piedras más antes de que caiga la primera, cogiendo las tres al mismo tiempo, y así hasta acabar cogiendo cuatro.

Gorche

  Número de jugadores: ilimitado

  Material: castañas

  Descripción:

Se hace un agujero en el suelo del tamaño de un nido de golondrina (el gorche). Los jugadores tiran las castañas como si fueran canicas y deben intentar meterlas en el gorche. En cada tirada, gana el que consigue introducir su castaña en el gorche, o el que más cerca se ha quedado. Si varios meten las castañas en el gorche en una misma jugada, repiten hasta que hay un solo ganador.

Revoloteo

  Número de jugadores: ilimitado

  Material: monedas de poco valor (céntimos)

  Descripción:

Se pintan los porrones, las líneas de juego en forma de una gran H, en el suelo. Se marca también un testigo o línea de tirada, desde el que se tiran las monedas. Gana el que más se haya aproximado a la línea central de los porrones por encima de ella. Las monedas que quedan fuera del dibujo quedan descartadas.

Se usa un palo fino, a modo de metro, para medir las más cercanas a la línea. Cuando se produce un empate de distancias entre los primeros, deben repetir el tiro para desempatar. El primer clasificado coge todas las monedas y las lanza al aire. El jugador escoge cara o cruz y se lleva todas las que caigan del lado elegido. Le toca al segundo y repite la operación, así hará después el tercero y todos los demás.

Rión

  Descripción:

Un jugador esconde un cinturón, mientras los demás cuentan hasta cuarenta. Entonces, comienzan a gritar "rión, rión, trencilla y cordón", buscando el cinto. El que lo ha escondido tiene que indicar diciendo “frío" o "caliente” si el que busca se acerca o se aleja del sitio donde está. El que lo encuentra persigue al resto a cintazos. Para evitar los golpes, los participantes deben huir a la casa.

Urdigalaria

  Número de jugadores: es un juego para muchos niños, al menos 10

  Material: ninguno

  Descripción:

Comienza a ligarla un jugador, que debe atrapar a todos los demás. A medida que atrapa jugadores, van agarrados por las manos, persiguiendo al resto. Cuando se acercan a uno, se hace le acorrala, para que no pueda escapar. Mientras corren a atrapar a otro más gritan “Urdigalaria, involuntaria”. El juego acaba cuando todos los participantes forman parte de una larga cadena humana, y ninguno queda fuera.

Bote botero

  Número de jugadores: no hay límite, y juegan tanto niños como niñas

  Material: una lata o bote vacío

  Descripción:

El bote se coloca en el punto de partida. Uno de los jugadores da una patada al bote. El que la liga debe ir a recoger el bote y dejarlo en su lugar, mientras que el resto corren a esconderse. El que la liga debe buscar al resto. Cada vez que encuentra a un jugador dirá bote botero y el nombre del jugador, mitras golpea el bote contra el suelo. Si alguno de los jugadores consigue llegar al bote y darle una patada, todos lo que han sido descubiertos quedarán liberados. Cuando el botero haya conseguido descubrir a todos sus compañeros, ligará el primero que fue descubierto.

Sobre, pincajuelo o lequi

  Material: un trozo de teja, baldosa o piedra plana

  Descripción:

Se debe pintar un dibujo como el que sigue en el suelo. Para empezar, se lanza la piedra hacia la primera casilla. No puede caer ni en otra casilla ni pisar en las líneas. El jugador debe ir empujando la piedra a la pata coja de casilla en casilla. En las casillas cinco y seis, el jugador podrá un pie en cada casilla, y podrá descansar.

Cartones o alfileres

  Descripción:

Los cartones eran las caras de las cajas de cerrillas, que se recortaban. Con ellos se jugaba a lanzarlos contra una pared y tratar de adivinar por qué cara iban a caer. Ganaba el que acertaba, que se quedaba con los cartones.

También se jugaba con unos cartones llamados alfileres, en los que aparecían dibujos de escudos y coronas. Los alfileres eran más apreciados y más difíciles de conseguir.

 
  San Esteban del Valle   |   Plaza de España nº 1, 05412 (Ávila)   |   Tel. y fax 38 33 21   |   ayuntamiento@sanestebandelvalle.es
  CONTACTAR    |    ENLACES    |    AVISO LEGAL    |    INFO WEB
 

webs amigas:      MOMBELTRÁN      |      CUEVAS DEL VALLE      |      VILLAREJO DEL VALLE      |      SANTA CRUZ DEL VALLE